FANDOM


Ashran, también llamado Ashran el Nigromante, es un Nigromante con un poder oscuro anormal.


Características

Es un hombre humano de mediana edad, de unos 30 a 40 años. Cabello largo y plateado, y ojos de un color gris metálico. Es un Nigromante; la nigromancia es una "rama" de la magia oscura y prohibida que trata de revivir a muertos y utilizarlos para fines malvados. Posee más poder que un Archimago gracias a ser el recipiente del Séptimo dios.


Historia

Comienzos como aprendiz

Ashran ingresó como aprendiz en la Torre de Kazlunn en el año 1424 de la Cuarta Era. No destacó por su sabiduría y poderes, sino por ser reprendido en diversas ocasiones por buscar conocimientos en zonas prohibidas de la biblioteca de la torre.

Camino hacia el Séptimo

Más adelante, Ashran descubrió la existencia de las cámaras secretas del monte Lunn. Se las arregló para llegar hasta allí y convencer al Custodio de que le permitiese utilizar las cenizas de Talmannon. Así, invocó a la antigua reencarnación del Séptimo y se informó acerca de cómo poder reencarnarse en el dios. Después, viajó al Gran Oráculo donde, con la involuntaria ayuda de una Oyente, Manua, contactó con el dios y se encarnó en él.

El imperio de Ashran

Poco después, los Oráculos dictaron La Profecía, que decía que un dragón y un unicornio derrotarían al Nigromante. Así, Ashran provocó la Conjunción Astral y acabó con todos los dragones y unicornios de Idhún, excepto uno de cada especie. Con la magia de la conjunción, el sello de Umadhún se debilitó lo suficiente como para que los sheks pudieran regresar a Idhún.

Ashran hizo una alianza con Zeshak, el rey de los sheks, el cual entregó a sus hijos y los de Sheziss para juntar el cuerpo y el alma de un shek con los del hijo de Ashran y Manua, Kirtash, dando lugar a un híbrido de humano y shek. Ashran envió a su hijo a la Tierra para buscar y asesinar al dragón y unicornio de la profecía.
El nigromante

Ashran favorece el retorno de los sehks a Idhún

Caída de su imperio y muerte

Quince años después, durante los que gobernó con mano de hierro todo Idhún, la profecía se cumplió. La noche del Triple Plenilunio del año 1455, el último dragón, el último unicornio y su propio hijo, vencieron a Ashran en la Torre de Drackwen.